La aportación a planes de pensiones, claves para la desgravación fiscal.

La aportación a los planes de pensiones es el recurso estelar en este final de año al que recurren los contribuyentes para poder aumentar su desgravación en la declaración de la renta.
El hecho de que las perspectivas indiquen que la pensión pública puede sufrir recortes en los próximos años hace que algunos contribuyentes se planteen, en mayor medida que otros años, incrementar sus aportaciones a planes de pensiones privados.
El ahorro fiscal que esto puede suponer varía entre un mínimo del 24,75 % hasta un máximo del 52%, tipo máximo del IRPF que en algunas comunidades como Andalucía, Asturias y Cataluña puede llegar al 56%.
Las aportaciones a los planes de pensiones tienen un límite de 10.000 euros, aunque si el contribuyente supera los 50 años este tope pasa a ser de 12.500 euros.
Uno de los métodos de ahorro fiscal que ha perdido fuerza es el otrora tradicional de la deducción por vivienda habitual.
Esto se debe a que la desgravación universal ya no existe para compras posteriores al 1 de enero de 2013.
Si se adquirió la vivienda habitual o se hizo algún pago para su construcción antes de esa fecha se mantiene la posibilidad de deducirse hasta el 15% de la inversión con un mínimo de 9.040 euros.
Los Técnicos de Hacienda (Gestha) advierten de que los declarantes del País Vasco y de Navarra, que tienen su propio IRPF, pueden seguir con la deducción por vivienda habitual aunque la hayan comprado o comenzado su construcción después del 1 de enero de 2013.
También avisan de que si el contribuyente ha vendido su casa este año, la ganancia que haya obtenido tributará este año entre el 21% y el 27%, si bien informan de que pueden neutralizar este pago volviendo a invertir total o parcialmente el importe de la venta en otra vivienda de carácter habitual.
Otras posibilidades de ahorro fiscal son las cuotas de afiliación y donativos a las ONG y a otras entidades sin ánimo de lucro que reducen su tributación, respectivamente, en un 25 y un 10% de su importe.
Este porcentaje asciende al 30% en el caso de donaciones a programas prioritarios de mecenazgo, como la conservación, restauración o rehabilitación de los bienes del Patrimonio Histórico Español.
Los Técnicos también destacan que las cuotas de afiliación y las aportaciones a los partidos políticos reducen la base imponible hasta un máximo de 600 euros anuales.

fuente: http://www.expansion.com